La resultoría, mucho más que tu ayuda en la búsqueda de financiación

La búsqueda de posibles vías de financiación es una tarea vital en cualquier organización, su carácter indispensable requiere que esta labor recaiga en las manos de los profesionales más cualificados para tal encomienda.

Sin embargo, pese a ser uno de sus servicios principales, las resultorías, además de llevar a cabo esta búsqueda de financiación producen una experiencia más completa, pues esta se encarga de todo: analiza, investiga, diagnostica, entrega un informe con todo bien detallado y ejecuta, a diferencia de una consultoría, el plan de acción que diseñan. De este modo, lideran el proceso de mejora contínua aplicando cada uno de los puntos establecidos en el plan de acción.

Servicios más allá de la ayuda en la financiación

Las resultorías, identifican las oportunidades de las que goza una empresa que invierte en I+D como: posibles deducciones fiscales independientemente del sector o tamaño de la empresa. Esta innovación industrial también permite disminuir la base imponible hasta el 50% o más, lo cual es compatible con otras ayudas, subvenciones, aplicándose también a bases imponibles negativas, siempre con la premisa principal de la rentabilidad económica de la empresa.

Entre los amplios servicios que presta una resultoría se encuentra la de la figura del consejero independiente, el cual se erige como una figura esencial a la que incluir en los consejos de administración de empresas tradicionalmente familiares, garantizando, de este modo un asesoramiento profesional y cualificado con una opinión neutra, que sirve únicamente al interés corporativo, más allá de intereses personales.

Debido a que las imputaciones a personas jurídicas van en aumento conforme al paso de los años, las resultorías han implementado el Servicio Compliance que integra los diversos procedimientos, protocolos y medidas internas que toda empresa debe ejecutar para garantizar el cumplimiento de las múltiples normativas a las que esté sujeta y transmitir al mercado una sensación de arraigo con la legalidad. Este sistema Compliance trata de minimizar las trabas en el proceso de mantenimiento en el marco legal que regula la actividad que atañe a la organización.

Toda organización debe tener las cuentas claras para un mayor control de su funcionamiento interno, es por ello que las resultorías se encargan de hacer auditorías de cuentas anuales, de subvenciones públicas, informes obligatorios previstos en la legislación mercantil, auditorías internas, y demás auditorías necesarias para mantener un control exhaustivo de todas sus acciones.

Uno de los grandes caballos de batalla en la sociedad en la que nos encontramos es la Propiedad Industrial e Intelectual, por ello es de vital importancia el trabajo que realizan las consultorías respecto al registro de marcas, diseños y copyright.  

La Resultoría busca involucrar y comprometer a todas las partes implicadas en la generación y puesta en marcha de soluciones de alto valor que aporten un impacto real en los resultados de las empresas. Los profesionales de este sector son unos aliados estratégicos de los clientes yendo juntos en el proceso de potenciación y crecimiento competitivo.

 

Europa pasa por la digitalización

Uno de los asuntos que más protagonismo gana en el candelero mediático empresarial últimamente es la llegada a España de las ayudas europeas, el conocido fondo de recuperación ‘Next Generation’, o fondos europeos a secas, y su distribución para hacer llegar estas ayudas de manera directa a las pymes y autónomos, grandes resistentes de los estragos económicos causados por la pandemia en un tejido corporativo español que ha visto de manera evidente cómo ha de ‘europeizarse’ en forma, especialmente, de hacerse digital. La digitalización es uno de los grandes retos de la empresa española, por lo que el proyecto que tienes entre manos deberá adaptarse a ello si quieres optar al éxito futuro.

Los fondos europeos a los que ahora se agarra la empresa española nacieron con el objetivo de apoyar proyectos que cumplan los requisitos impuestos por la Unión Europea, así como los principios de transición ecológica, digital y de reindustrialización. Es decir, que España necesita ser más ecológica, tener presencia online y ganar en industria, pues a la vista ha estado que los países que mejor han resistido una pandemia vírica que podría no ser la última de nuestro tiempo son los que tienen más fuerza industrial, y no se basan tanto en el sector servicios, con tanta dependencia de la presencia física y el desplazamiento geográfico.

Europa mira al futuro y España escucha

La Unión Europea quiere no solo reforzar a las empresas de sus estados miembros para recuperarse de los efectos de la crisis, sino, además, motivar a las mismas para adaptarse a los requerimientos del contexto actual, en el que tan necesarias son las nuevas tecnologías, trabajando el Big Data en el libre mercado europeo, y promoviendo soluciones de Inteligencia Artificial que permitan maximizar beneficios y abordar los retos futuros.

España ha escuchado, y se ha decidido a destinar el 33,3% de los fondos europeos a proyectos que aceleren la transformación de todos los sectores e impulsen la economía digital, pues la digitalización es la llave para resolver problemas estructurales derivados de la falta de crecimiento en productividad, ya que permite ahorrar en tiempo y costes, y aumentar ganancias y eficiencia.

La economía digital representó en 2019 en España solo el 19% del PIB, pero la situación provocada por el Covid-19, con el consiguiente aumento del teletrabajo y las compras y ventas por Internet, es decir, el comercio electrónico, cambiando así radicalmente hábitos de consumo hasta entonces solo representativos de una minoría de españoles y un sector poblacional joven.

En total, se calcula que el montante destinado a proyectos de digitalización sea de 12.000 millones de euros con los que, se espera, se pueda dar un importante acelerón al cambio de tendencias que ya se venía apreciando antes de la pandemia:

      • Tratamiento avanzado de datos, Inteligencia Artificial, robótica y demás soluciones derivadas de las últimas tecnologías aplicadas al mundo laboral.
      • Mejora de las cadenas de logística y suministro.
      • Ahorro y eficiencia energética.
      • Transformación y creación digital de plataformas para el sector servicios, como el turismo, del que tanto seguirá dependiendo España.
      • Nuevas formas de restauración.
      • Eliminación de la brecha digital.
      • Multiplicación de las plataformas de e-commerce.

Así, si crees que tu proyecto es merecedor de optar a los fondos de recuperación europeos, en Resulting no solo estaremos encantados de ayudarte a diseñar la hoja de ruta del futuro de tu empresa para adaptarlo a esta nueva realidad, sino también de ayudarte a conseguir la financiación necesaria para ello. Somos especialistas en encontrar resultados para los buscadores de financiación alternativa, pública y europea.

Las fintech no se bajan de la cresta de la ola

Pese a que las vacunaciones avanzan a un alto ritmo en España y el optimismo es creciente en un país deprimido, como el resto del mundo, desde el estallido de la pandemia por el coronavirus, esta aún está lejos de irse del todo. Y, aunque le hayamos perdido parte del miedo mientras dice lentamente adiós, tanto ahora como posteriormente cuando quede en un mal sueño, nuestra de forma de vida habrá cambiado para siempre. No tenemos más que pensar en muchas de nuestras acciones cotidianas: mayor lavado de manos, reducción del contacto físico si es evitable, menor manejo de dinero en efectivo, etc. Procesos y particularidades que hacen que las empresas del sector Fintech marquen parte del devenir empresarial.

 

¿Qué es Fintech?

El término ‘fintech’ es uno de nueva creación que une, en inglés, las palabras ‘financial’ (financiero) y ‘technology’ (tecnología). Así pues, se refiere a la tecnología financiera, tanto como concepto y operación, como a las empresas dedicadas a ello, creando al mismo tiempo un nuevo y propio sector de actividad.

Abarca procesos de lo más rutinarios, como puede ser realizar una transferencia por banca virtual, como actividades financieras más complejas, ya sea inversión en mercados de valores, ‘trading’, grandes traspasos o, incluso, procesos referidos a la seguridad e identificación de personas.

Tan novedoso es el término ‘fintech’, que podemos ser partícipes de actividades que entrarían dentro de este concepto sin ser conscientes, pues aún una gran parte de la población desconoce su significado.

 

La banca online crece

Como decíamos, e hilando ahora con el inicio del texto, el Fintech está presente en las acciones que llevamos a cabo como individuos en nuestra vida habitual. Todos hemos alcanzado por normalizar las transferencias a través de banca online, ya se para grandes cantidades de dinero, como otras más pequeñas especialmente cuando tratamos con amigos, como el recurrente Bizum.

Ahora, desde que la pandemia está en nuestras vidas, lo hacemos mucho más. Intentamos pagar con tarjeta de crédito o móvil cuando vamos al supermercado o a un restaurante y las compras en tiendas online han terminado por explotar en España, un país en el que socializar está dentro del ADN de sus habitantes y actos como ir de compras de manera física han tenido, a la fuerza, que dejar paso al comercio electrónico.

 

El crowdfunding, no tan moderno

Un término anglosajón con el que seguro que nos sentimos más cercanos a estas alturas es el crowdfunding, la forma de financiación colaborativa de proyectos novedosos y disruptivos con un gran número de mecenas, conocidos o anónimos, que obtienen recompensas o participaciones dentro del proyecto a cambio de su apoyo económico.

El crowdfunding, sin ir más lejos, es financiación tecnológica, puesto que surge de la mano de la web 2.0, incluso antes de muchas de las redes sociales que utilizamos en nuestro día a día, conectando online a personas que no se conocen y que establecen una relación financiera.

 

Más y más presente

Entre las acciones tecnológico-financieras que ya llevaban tiempo instaladas entre nosotros, y todas aquellas que la pandemia ha impulsado para que estén presentes en nuestra vida cotidiana, así como nuevas formas de negocio, el sector Fintech parece vivir días de vino y rosas.

No se trata de una burbuja ni tampoco se le atisba un final próximo, pues últimamente se está popularizando incluso entre no economistas el ‘trading’, que en el mundo online ha encontrado un espacio muy óptimo para la especulación.

Del mismo modo, las criptomonedas se abren paso de manera contundente. Dependientes a veces del capricho de Elon Musk, cada vez son más las empresas que se animan a trabajar con ellas para realizar pagos y cobros, e incluso naciones contemplan abrirse a ellas.

Un plan de viabilidad para tu futuro empresarial

Vivimos en un contexto empresarial actual donde, sin duda, la creatividad encuentra premio. Quedarse en lo ya conocido no basta, debemos ser innovadores, diferentes y frescos. Cualidades que nos puede otorgar un buen proyecto empresarial. Ahora bien, podemos tener la idea que revolucionará el mercado de manera definitiva, pero quizás no sepamos darle el recorrido que merece en el tiempo. Es por ello que debemos aprender a realizar un plan de viabilidad que haga nuestro proyecto sostenible económicamente en el tiempo, le permita crecer y establecerse dentro de su nicho de mercado.

Es algo que todo emprendedor necesita antes de lanzarse a la aventura. Porque una cosa es abrazar la excitación del riesgo y entender el mundo empresarial como un lugar donde la valentía cobra juega un importante papel, y otra hacerlo a ciegas. Un plan de viabilidad es una herramienta esencial para conocer de la manera más objetiva si nuestra idea de negocio puede prosperar o no hacerlo, y de qué manera lo puede hacer.

El plan se puede llevar de manera sencilla en una hoja de cálculo de Excel, mismamente, bastándose sin más para convertirse en uno de los mejores recursos documentales de un departamento de marketing y comunicación. No hay un modelo estándar para cada uno, pero sí que todo análisis de viabilidad deberá partir de una serie de datos base de naturaleza empírica: medio ambiente del proyecto, rentabilidad, necesidades de mercado, aceptación cultural, legislación aplicable, etc.

Cómo lo afrontamos en Resulting

En nuestra resultoría empresarial contamos con profesionales altamente cualificados y experimentados en el sector, ayudando a decenas de empresas a hacer viables sus proyectos, entre otros servicios.

Nuestros asesores pueden elaborar para tu empresa un completo informe en el que se incluya una proyección económico-financiera a entre tres y cinco años. El plan de viabilidad es, per se, un análisis serio, sólido y viable para defender tus intereses. Te valdrá para hacerlo ante las entidades bancarias, organismos públicos facilitadores de financiación y subvenciones, y en plataformas de inversores privados, entre otras vías de encontrar financiación para el proyecto.

Todos los planes de viabilidad tienen el objetivo común de salvaguardar el futuro de tu empresa partiendo de tu presente y una estimación próxima en el tiempo, pero, a su misma vez, todos son diferentes porque son únicos, es decir, a medida.

Acudiendo a profesionales no solo te llevarás contigo este documento de gran valor para los siguientes pasos dar, sino que seguiremos a tu lado en ese avanzar, participando y supervisando tus progresos. Elaborados desde cero, son totalmente personalizados y orientados al objetivo de obtener financiación, campo en el que somos expertos, y que no se trate de algo flor de un día, sino que garantice la viabilidad, valga la redundancia, de tu empresa.

¿Sabes si tiene derecho tu empresa a recibir las ayudas directas aprobadas por el Gobierno?

Línea Covid de ayudas directas a autónomos y empresas

Las Comunidades realizarán las correspondientes convocatorias y asumirán la tramitación y gestión de las solicitudes, así como su resolución y abono de esta.  Se espera que la convocatoria de ayudas se inicie en unos 40 días (a partir del 22 de abril de 2021).

Puntos para tener en cuenta

  • Si en 2019 declaraste resultado negativo o si has solicitado concurso de acreedores, no tienes acceso a dichas ayudas
  • La concesión de ayudas acabara el 31 de diciembre de 2021.
  • Los beneficiarios de estas ayudas deberán justificar el mantenimiento de la actividad a 30 de junio de 2022.
  • Se pueden concurrir a convocatorias de distintas Comunidades Autónomas. Dichas Comunidades realizarán las correspondientes convocatorias y asumirán la tramitación y gestión de las solicitudes, así como su resolución y abono de esta.  Se espera que la convocatoria de ayudas se inicie en unos 40 días (a partir del 22 de abril de 2021)
  • Hallarse al corriente de pagos de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social, y no se podrá repartir dividendos ni aumentar los salarios del equipo directivo durante un periodo de dos años.

¿Qué puedes hacer con ese dinero?

Estas ayudas directas tendrán carácter finalista, empleándose para satisfacer la deuda y realizar pagos a proveedores y otro acreedores, financieros y no financieros, así como los costes fijos incurridos por los autónomos y empresas considerados elegibles, siempre y cuando éstos se hayan devengado entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de mayo de 2021.

En primer lugar, se satisfarán los pagos a proveedores, por orden de antigüedad y, si procede, se reducirá el nominal de la deuda bancaria, primando la reducción del nominal de la deuda con aval público.

¿Cómo calcular el importe de la caída de facturación?

Con la cifra de facturación que se declaró en el Mod 390 de IVA en 2020 haya caído más de un 30% con respecto a 2019.

¿Qué actividades pueden acceder a este tipo de ayudas?

La empresa tendrá que acreditar que su actividad se encuentra encuadrada dentro de los CNAES del anexo 1 del RD Ley 5/2021, cuyo listado alcanza casi a un centenar de actividades, entre otras:

  • Las empresas y autónomo del sector de hostelería y la restauración (que vienen a ser los sectores con acceso a los ERTE ampliados)
  • Las actividades de la industria manufacturera relacionadas con el comercio y la hostelería, comercio al por mayor y minorista.
  • Sectores auxiliares al transporte; mantenimiento aeronáutico.
  • Actividades relacionadas con la cultura y las actividades deportivas.

Si tributas por Estimación Objetiva y la actividad ejercida figura en el Anexo 1, podrás acceder a las ayudas a través de tu declaración de renta, donde viene reflejada dicha actividad. El importe a recibir sería de 3.000 euros.

¿Cuáles son los criterios de concesión?

Las Comunidades Autónomas serán las encargadas de establecer los criterios para las ayudas por destinatario, de forma que no se superen los siguientes límites máximos:

  • Se estable que la ayuda no podrá ser inferior a 4.000 euros (salvo estimación objetiva) ni superior a 200.000 euros.
  • Para aquellos empresarios y profesionales bajo el régimen de directa simplificada o directa normal y que su facturación haya caído más del 30% en el año 2020 respecto al año 2019, la ayuda máxima que se concederá será del 40% de la caída del volumen de operaciones en el año 2020 respecto del año 2019 que supere dicho 30%. Este caso es para empresas que tengan un máximo de 10 empleados.
  • Será el 20% del importe de la caída del volumen para empresas que tengan más de 10 empleados.

¿Puedo con estas ayudas reestructurar deuda con los bancos?

Si, siempre y cuando tu empresa sea viable, pero con problemas transitorios, y de acuerdo con las entidades financieras. Sobre los préstamos que cuenten con aval público, se podrán aplicar tres niveles de actuación:

1.- La extensión del plazo de vencimiento de los préstamos, adicional a la prolongación aprobada el pasado noviembre/2020. (*)

2.- Convertir estos préstamos en préstamos participativos, manteniendo la cobertura del aval público. (*)

3.- Transferencias directas a autónomos y pymes para la reducción del principal de la financiación contraída durante la pandemia. (*)

(*) Los términos se establecerán por Acuerdo de Consejo de Ministros.

Otra medida importante (Aplazamiento de deudas tributarias)

Se concederá aplazamiento a todas aquellas declaraciones-liquidaciones cuyo plazo de presentación finalice desde el día 1/04/2021 hasta el día 30/04/2021 cuyo volumen de operaciones no supere 6.010.121,04€ en el año 2020.

El plazo será de seis meses, y no se devengarán intereses durante los primeros cuatros meses del aplazamiento.

Llegado el momento, FT&MC Consulting estará en disposición de ofrecer a sus clientes el servicio y ayuda que necesiten para la tramitación.

Financiación pública europea para emprendedores

Una de las mayores preocupaciones de los emprendedores es la falta de acceso al crédito inicial necesario para poder construir su idea de negocio. Debido a esta situación, algunos organismos públicos europeos han decidido aprobar subvenciones y ayudas procedentes de financiación pública para aquellas personas que se encuentren en dicho lugar.

Tres de las financiaciones públicas europeas para emprendedores son las que veremos a continuación.

  • Erasmus (intercambios) para jóvenes emprendedores

Se trata de un programa con similitudes al Erasmus universitario. Financiado de forma parcial por la UE, permite al emprendedor pasar algún tiempo en otro país que se encuentre dentro de la Unión Europea junto a un empresario experimentado que podrá enseñarle todo lo que necesite. Al tratarse de un intercambio, no hay remuneración económica.

Las personas que pueden participar deben ser emprendedoras o tener un negocio de menos de tres años, ser mayor de 18 años y residente durante al menos 180 días en un país de la UE o que se encuentre en el programa COSME.

Además, debe ser una persona que transmita motivación, ganas de aprender, y con una idea de negocio con planes realistas.

  • Programa de financiación EUREKA

Esta iniciativa intergubernamental es una de las ayudas a emprendedores más relevantes. Estando dirigido a centros o empresas de investigación españolas, tiene como objetivo impulsar la competitividad en las empresas europeas y ayudar en el acceso a nuevos mercados.

Para poder participar, debes ser una empresa de investigación española capaz de realizar un proyecto de I+D+i. Además, todas las líneas tecnológicas con carácter innovador tienen cabida.

En un principio, cada país asume la financiación de sus propias entidades participantes, y tras ello, Eureka avala aquellos proyectos aprobados con el “sello de calidad”.

Se pueden dividir en cinco los programas especializados que incorpora Eureka: Clusters, Eurostars, Globalstars, Network projects y, por último, InvestHorizon.

  • Programa InnovFin (Horizonte 2020)

Este programa nace con el objetivo de darles una segunda oportunidad a aquellas pequeñas o medianas empresas que no superan la primera fase del instrumento Pyme, pues aun logrando 12 de los 15 puntos, no poseen del presupuesto necesario para ello.

Los principales objetivos de este programa son: ofrecer préstamos y garantías a aquellas empresas innovadoras, la financiación de proyectos de investigación y de desarrollo y las aportaciones de capital, tanto en la fase temprana como en la inicial.

Además, es el llamado Acelerador del Consejo Europeo de Innovación el que ofrece la financiación y la mentoría a pymes innovadoras en cualquiera de sus tres fases: Primera fase de concepto y viabilidad, segunda fase de demostración, aplicación comercial e I+D y una tercera fase de comercialización.

Propiedad Industrial e Intelectual: así funciona y así se registra

Proteger las creaciones de la industria y hacer lo propio con el modelo en el que se plasman dichas creaciones es el objetivo principal de la propiedad industrial e intelectual.

La propiedad industrial se utiliza con fines industriales. Suena simple, pero viene en todas las formas, tamaños y cubre varios tipos de negocios. Luego, la propiedad se agrupa en tres tamaños, a saber, pequeño, grande y muy grande.

Por su parte, la propiedad intelectual se refiere a cualquier creación que la mente humana pueda producir; es decir: invenciones, modelos de utilidad, marcas, obras literarias y artísticas, etc. Se trata de un concepto que comprenden la llamada propiedad intelectual. Y es que cuando se puede producir algo también se puede patentar o crear una marca especial para dicho invento.

Para regular ambos tipos de propiedad existen leyes diferentes y los organismos encargados de su gestión. Un ejemplo de ello es: la Oficina Española de Patentes y Marcas, que interviene en el reconocimiento de los derechos de propiedad industrial, o bien el Registro de la Propiedad Intelectual, que se ocupa de los derechos de Propiedad Intelectual.

Aplicación empresarial

A la hora de registrar una marca o un negocio, es conveniente contar con asesoramiento especializado en el sector, como puede ser una resultoría financiera. Este tipo de negocios, en el que trabajan expertos en el ámbito de la propiedad industrial e intelectual, trabaja dando soluciones a Empresas y Pymes de Murcia y de toda España.

A través de un equipo multidisciplinar especializado en ámbito legal, de gestión y financiero se aportan soluciones a problemas que tengan que ver con el registro de marcas o de patentes, por ejemplo.

Y es que la tramitación de este tipo de asuntos lleva muchos pasos por delante, por lo que es conveniente delegar esta función en expertos que se ocupen de tramitar  el registro de marcas, diseños, invenciones, copyright y en general todo lo relacionado con la Propiedad Industrial e Intelectual, así como la administración de las carteras de expedientes.

Entre los requisitos más comunes a la hora de iniciar el expediente se encuentran la realización de una declaración expresa o implícita de que se solicita el título, datos que identifiquen al solicitante, una descripción de lo que se pretende patentar o registrar y una reproducción del signo distintivo, entre otras.

Un profesional en este ámbito siempre te guiará para no errar en ninguno de los pasos del registro.

¿Cómo tributan las subvenciones o ayudas en el IRPF?

Si ha recibido una subvención o ayuda y no sabe si debe declararla, lo primero que debemos hacer es informarnos de si la subvención o ayuda se encuentra exenta del IRPF, que de estarlo, se recogerá en el acuerdo de la misma. En segunda lugar, es muy importante saber cuáles son sus implicaciones fiscales, ya que estos ingresos también tributan en el IRPF, aunque cómo y cuánto depende del tipo de subvención. A continuación le explicamos los distintos tratamientos de las subvenciones o ayudas en caso de tener que tributar en el IRPF…

En la situación económica actual producida por la Pandemia COVID-19, son muchas las ayudas y subvenciones que satisfacen las Administraciones.

Como norma general, salvo que la Ley expresamente lo indique, todas las subvenciones o ayudas recibidas por personas que no realizan actividades económicas, tienen la consideración de ganancias patrimonialespor lo que están sujetas y no exentas en el IRPF.

Las que reciben las personas que realizan actividades económicas, pueden tener la consideración de rendimiento de la actividad o de ganancia patrimonial, según el destino de la subvención o ayuda.

Al recibir una subvención es muy importante saber cuáles son sus implicaciones fiscales, ya que estos ingresos también tributan en el IRPF, aunque cómo y cuánto depende del tipo de subvención. Los distintos tipos de subvenciones se declaran en el IRPF en función de cómo se califique el ingreso, pudiendo ser:

      • Ganancia o pérdida patrimonial
      • Rendimientos del trabajo
      • Rendimiento de actividades económicas

Entre las subvenciones o ayudas más frecuentes, destacan las destinadas a la adquisición de viviendas, las del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (Plan PIVE), las ayudas para compensar gastos escolares, para realizar determinadas mejoras en las viviendas (eficiencia energética, accesibilidad, etc.) y para compensar determinados gastos relacionados con la protección de la salud.

Cada una de estas subvenciones o ayudas puede tener un tratamiento diferente en el IRPF, por lo que para comprobar si deben o no declararse, conviene, en primer lugar, consultar el acuerdo de concesión de la ayuda, que, si está exenta, recogerá esta circunstancia.

En este sentido, hay ayudas y subvenciones que están exentas y que no tributan ni como ganancias patrimoniales ni como rendimientos del trabajo. Por ejemplo:

      • Las prestaciones de la Seguridad Social por incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
      • Prestaciones por desempleo percibidas en la modalidad de pago único.
      • Las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad, así como también las prestaciones públicas por maternidad o paternidad.

Subvenciones que tributan como ganancia patrimonial

En general, las subvenciones públicas a particulares (estatales, autonómicas, de ayuntamientos…) se consideran ganancias patrimoniales y tributan en la base general del IRPF.  Éste es el caso, por ejemplo, de:

      • Las ayudas para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual o el acondicionamiento de casas rurales.
      • Las ayudas directas para sufragar los costes del alquiler de la vivienda.
      • Las subvenciones destinadas a la adquisición de determinados activos, como el Plan Renove por la compra de vehículos.
      • Las del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (Plan PIVE).
      • Ayudas públicas para el pago del IBI.
      • Ayudas para la instalación de rampas y ascensores.
      • Ayudas para compensar gastos escolares.
      • Ayudas para compensar determinados gastos relacionados con la protección de la salud.

Las que reciben las personas que realizan actividades económicas, pueden tener la consideración de rendimiento de la actividad o de ganancia patrimonial, según el destino de la subvención o ayuda. Si están relacionadas con una actividad económica deberán tributar dentro de la misma, pero en caso contrario formarán parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales

Subvenciones consideradas como rendimientos del trabajo

No obstante lo anterior, la ley califica determinadas ayudas como rendimientos del trabajo. Es el caso de las siguientes ayudas y subvenciones:

      • Prestaciones de la Seguridad Social por desempleo o por incapacidad, jubilación, accidente, enfermedad, viudedad o similares.
      • Las becas que no estén exentas, así como las ayudas concedidas para promover el empleo (el Plan PREPARA o las becas de transporte para cursos de formación de desempleados).
      • Ayudas públicas para la adquisición de material escolar, incluidos libros de texto y material didáctico e informático complementario.
      • Ayudas públicas para comedor escolar
      • Ayudas para transporte escolar.
      • Cheques guardería que ofrecen varias comunidades
      • Ayudas de Integración y Emergencia Social, destinadas a sufragar gastos de alimentos, luz y agua.

El hecho de que una ayuda se considere rendimiento del trabajo es más ventajoso:

      • Los rendimientos del trabajo disfrutan de una reducción de 2.000 euros en concepto de «Otros gastos», y de una reducción adicional de hasta 5.565 euros si los rendimientos netos (después de gastos) son inferiores a 16.825 euros. Dichas reducciones no son aplicables sobre las ganancias patrimoniales.
      • El volumen de rentas a obtener -y que determina la obligación de declarar- es más elevado si éstas se califican como «rendimientos» que si se califican como «ganancias patrimoniales».

Subvenciones como rendimientos de actividades económicas

El IRPF entiende como actividad económica cualquier actividad profesional que no forme parte de las rentas del trabajo, incluidas colaboraciones. Hacienda cuenta como rendimiento de actividad económica las subvenciones públicas que se encuadren dentro de las siguientes modalidades:

      • Subvenciones corrientes que sustituyan ingresos ordinarios del ejercicio. Este tipo de rentas se considerarán un ingreso de la actividad, como si se hubiese producido una venta, por ejemplo.
      • Subvenciones que financian la compra de elementos patrimoniales que estén ligados a la actividad. En este caso se imputarán como ingreso de la actividad en la misma proporción que la amortización de los bienes del inmovilizado financiados con la subvención. Por ejemplo, si se ha beneficiado del Plan PIVE como empresario, este dinero se considerará como mayor ingreso en el rendimiento de la actividad.

Criterios de imputación

Como regla general, las subvenciones públicas, en caso de que tributen, deben imputarse en el IRPF del año de su cobro, y no en el de su concesión.  Así, si un particular adquiere un vehículo y disfruta de una ayuda que le supone un descuento en el precio, deberá declararla en el IRPF del año de adquisición. Y si se le reconoce una ayuda para adquirir su vivienda en 2020 pero la cobra en 2021, deberá declararla en 2021.

No obstante, hay algunas reglas especiales. En algunos casos en que las ayudas suelen ser elevadas y en un solo pago, se puede optar por declararlas por cuartas partes en el año de su cobro y en los tres siguientes. Esto es posible, por ejemplo, en ayudas para compensar defectos estructurales de construcción de la vivienda o en ayudas estatales directas para compra de vivienda percibidas mediante pago único. Así se pretende limitar la progresividad del impuesto (ya que declararlas en un solo año supondría una elevada tributación).

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Vías de financiación europea para pymes y autónomos

Una buena idea puede ayudarte a triunfar, pero la financiación te puede permitir crecer. Uno de los mayores problemas de los empresarios de hoy en día es la falta de crédito para poder sacar adelante sus negocios. ¿Sabías que la Unión Europea dispone de vías de financiación para pymes y autónomos? Te contamos cuáles son para que puedas recurrir a ellas en caso de que lo necesites.

Programa Eureka para ser más competitivos

El programa Eureka ayuda a las empresas a ser más competitivas. A través de él se puede encontrar una buena forma de acceder a otros mercados. Es el caso de las empresas que participan en proyectos de I+D. Con Eureka pueden optar a una mayor financiación de la que tienen.

Este programa europeo ofrece ayuda a pymes y autónomos para encontrar socios, además de ofrecer asesoramiento desde el inicio de la empresa hasta la comercialización de los productos.

Dentro de dicho programa existen distintas secciones que permiten al empresario alcanzar sus objetivos en materia financiera. Una de ellas son los llamados clusters, que son programas que están impulsados por la industria con comunidades especializadas de expertos, grandes empresas, pymes, universidades y organizaciones de investigación.

Por otro lado, se puede acceder a la ayuda de Eurostars, un programa para pymes de I + D que les ayuda a liderar consorcios de proyectos internacionales y reciben financiación nacional y de la UE para realizar su innovación.

O en el caso de que se quiera obtener financiación para actuar en otros países, se puede conseguir a través de Globalstars, una convocatoria para proyectos de I + D con socios en un país específico fuera de la red Eureka.

Horizonte 2020

Una de las ayudas más destacadas a nivel europeo para pymes y autónomos es Horizonte 2020. En este caso, el programa lo que financia son los estudios de viabilidad, tanto técnicos como comerciales, que contengan un plan de negocio de productos o servicios innovadores. Para obtener la financiación, los planes presentados tienen que incluir análisis de riesgos y estudios de mercado, entre otros.

Instrumento Pyme

Por otro lado, uno de los programas de financiación europea para las pymes es ‘Instrumento Pyme’. Su objetivo es dar apoyo a aquellas pymes, tradicionales o innovadoras, que tengan la ambición de crecer.

Dentro de su ámbito de actuación, ‘Instrumento Pyme’ también ayuda a las empresas a internacionalizarse, pero siempre partiendo de la innovación. Existen entre tres y cuatro convocatorias al año. El plan se desarrolla a lo largo de varias fases en las que se establece el concepto de viabilidad, se hace una demostración comercial y finalmente se comercializa el producto o el servicio.

Fondo europeo Next Generation y la estimulación empresarial

El Fondo europeo Next Generation surge como respuesta frente a la crisis que ha ocasionado la pandemia en todo el mundo.  Los estados miembros de la Unión Europea han puesto en marcha este fondo para paliar la emergencia, para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales del coronavirus.  El objetivo de este proyecto es impulsar la recuperación, apoyando los esfuerzos que cada país está haciendo con sus propios recursos. La gran meta es el resurgimiento de una Europa más ecológica, digital y eficiente.

El Fondo cuenta con 750.000 millones de euros, de los cuales España recibirá 140.000 millones.  La mitad son en calidad de préstamo, y la otra mitad es subvención sin devolución. España el segundo mayor beneficiario de las ayudas de la organización.

¿En qué se invertirá el dinero recibido del Fondo europeo Next Generation?

Existen dos principios que guiarán la inversión del dinero que cada nación reciba del fondo. Uno es la digitalización. La inclusión en el mundo digital es considerada una necesidad. De hecho, la tecnología e internet han sido los grandes salvavidas de la sociedad en la pandemia. El mundo se ha movido por internet, tanto en lo que a relaciones humanas como a comercio y abastecimiento se refiere.  Y los pronósticos anuncian que esta tendencia no se detendrá.  Así lo entiende Next Generation, por lo que impulsa la inclusión digital.

El otro principio básico de la inversión de los fondos es la Europa más verde, otro de los temas pendientes de las grandes empresas y sociedades.  La atención a la ecología, la protección de los recursos, el cuidado del planeta, reciben también la atención del Fondo.  El 37% de los recursos se emplearán en apoyo al Green Deal. El Pacto Verde Europeo es una herramienta continental de lucha contra el cambio climático, que tiene como meta que Europa sea en el 2050 el primer continente climáticamente neutro.

España y su proyecto de inversión de los Fondos de Next Generation

Cuatro son los ejes que centrarán las inversiones de España de los fondos que recibirá a partir del 2021: España Verde, España Digital, España sin brechas y España inclusiva.  El proyecto contempla la capacidad de superación social y económica que supone una sociedad justa y equilibrada. Los caminos serán la educación, el desarrollo de la ciencia y la innovación, la modernización empresarial y del sistema fiscal, el desarrollo de la cultura y el deporte.

¿Cómo acceden las empresas a estos fondos? Todavía no está diseñado el sistema en detalle.  Se sabe que las empresas interesadas deberán presentar sus proyectos o planes cuando los organismos oficiales lancen las convocatorias. De acuerdo con los objetivos de Next Generation, se priorizaran los proyectos que potencien el sector digital, la ecología y la cohesión y equidad social.

Este es un buen momento para que las empresas de todo tamaño comiencen a preparar sus proyectos, si están interesadas en este beneficio.