Registra tu marca a tiempo para evitar sorpresas desagradables

La marca identifica un producto, es parte de su identidad y hace posibleque el público lo individualice y lo distinga de otros similares.   Detrás de una marca existe un propietario responsable de ese producto y beneficiario de la rentabilidad que produzca. Cuando se procede a registrar una marca, se están legalizando los derechos y las responsabilidades sobre ella.

¿Por qué es necesario registrar una marca?

Si no hay registro, no hay reconocimiento legal de la marca, es como si no existiera a efectos del derecho. ¿Cuáles son los beneficios concretos de este registro?

1- Reconocimiento de propiedad.  El titular dueño de la marca es quien realiza el registro. Independientemente de cuánto tiempo alguien haya usado una marca, si no la registró, otro puede hacerlo. De esta manera y con la ley de su parte, puede aprovecharse de la ausencia de registro anterior.

2- Protección de la marca. El registro contribuye a la protección de la marca.  Nadie más podrá usarla, ni disponer de otra parecida que pueda causar confusión, pues la ley lo prohíbe.

3- Comercialización de la marca.  Una vez que una empresa registra una marca, tiene el derecho de otorgar licencias, como las franquicias, o de venderla.  Podrá disponer de ella de acuerdo con sus objetivos comerciales.

El registro de una marca es mucho más que un trámite; se trata de una medida de protección empresarial que otorga seguridad y evita problemas. 

Procedimiento para registrar una marca

Una vez que la marca ha sido definida, comienza el trámite en la Oficina Española de Marcas y Patentes.

¿Qué hacer para el registro?

1- Es necesario comprobar si el nombre de la marca no aparece ya en el registro.  En la web, es posible realizar esta consulta.

2- La marca debe registrarse con el diseño exacto con el que se usará. Por tanto, hay que pensar en formas, colores, simbología, es decir, en el aspecto visual.

3- ¿Qué clase de marca se va a registrar? La ‘clase’ se refiere a la Clasificación Niza, formada por 45 clases que contienen diferentes tipos de productos y servicios.  Los derechos de uso de una marca se aplicarán a las clases en las que sea registrada.

4- La formalización en el registro se lleva a cabo a través de la presentación de una solicitud ante la Oficina Española de Patentes y Marcas.

5- Si todo el trámite está correcto, hay que pagar las tasas. En el caso de que haya irregularidades, será momento de subsanarlas.

Una vez aprobada la solicitud de registro, se expedirá el título correspondiente. Es importante tener en cuenta que la marca en el registro debe renovarse cada 10 años. Se trata de un trámite que lleva tiempo, pero es imprescindible realizarlo y estar pendiente de las resoluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *