¿Qué aporta un asesor a una Pyme o autónomo?

Las ventajas de contratar un asesor cuando se tiene una Pyme o se ejerce una actividad autónoma son muchas. Los asesores son una pieza clave para el inicio y el desarrollo de un negocio. Lo más probable es que los autónomos y las empresas pequeñas están ocupadas en sacar adelante su proyecto y no tengan ni el tiempo ni los conocimientos necesarios para encargarse de los trámites legales que corresponden.

En la práctica, es muy útil contar con un asesor que se encargue de todas las formalidades contables, laborales, así como de las obligacionesfiscales y todos los trámites necesarios para que el negocio pueda desarrollarse sin problemas. A continuación, veremos algunos elementos para entender mejor qué aporta un asesor a una Pyme o a un autónomo.

Estar al día con la normativa

Para una Pyme o un empresario autónomo puede ser muy complicado estar actualizados sobre todas las normativas que debe cumplir su negocio. Esto puede ser aún más difícil si tomamos en cuenta que las normativas son actualizadas permanentemente y hay que estar muy pendientes de todos los cambios que puedan afectar cada actividad.

También existen ciertas subvenciones a las que se puede acceder, según el tipo de negocio y el tamaño de la empresa. Un asesor está siempre muy bien informado y su papel es justamente el de mantener al tanto a su cliente de todos estos detalles que son fundamentales para el buen funcionamiento de su negocio.

Los trámites fiscales

Un asesor también se encarga de guiar a la Pyme o al autónomo en materia de obligaciones fiscales. Para las empresas de este tipo es fundamental no solo estar al día en el pago de impuestos, obligaciones laborales, liquidaciones del IVA, etc., sino también saber cuál es la mejor forma de ahorrar en estas obligaciones. Un asesor en esta materia minimiza además el riesgo de cometer errores que podrían traer sanciones económicas importantes.

Consejos personalizados para que una Pyme o un autónomo salgan adelante

Una de las mayores ventajas de contratar un asesor para una pequeña empresa o un negocio autónomo es poder contar con una visión externa y objetiva. Se trata de un experto que tiene mucha experiencia en la materia y puede aportar una mirada muy valiosa sobre los eventuales problemas que tiene el negocio y las posibles soluciones. El asesor aportará con consejos personalizados en base a su experiencia y a sus conocimientos en materia legal y fiscal.

Ahorrar tiempo y esfuerzo

Un asesor aporta a las Pyme y a los autónomos un importante ahorro de tiempo y de esfuerzo. Cuando se dedica mucho tiempo a las tareas administrativas, que pueden ser bastante complicadas para quien no se maneja bien en la materia, se está quitando tiempo a lo que realmente importa en el negocio. Un asesor libera a su cliente de todos esos trámites que implican desplazamientos y tiempo y que le impiden dedicarse a producir y a hacer crecer su negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *