Motivos por los que Hacienda suele hacer inspecciones

La siempre temida inspección de Hacienda puede deberse a varias razones, que deben ser tenidas muy en cuenta para, precisamente, poder evitarlas. Sería largo y tedioso nombrar un sinfín de supuestos, así que a continuación descubrirás los motivos más frecuentes seleccionados en este peculiar ranking.

Ante todo, hay que tener en cuenta que la AEAT realiza inspecciones de manera aleatoria cada año. Así que aunque tengas todo en regla en tu empresa, no te hagas ilusiones, puedes tener una inspección en cualquier momento. Dejando de lado este modus operandi, hay algunos motivos que pueden incrementar el interés de la Agencia Tributaria en tu empresa.

Puede que sea una inspección rutinaria, o porque haya detectando algo en tu actividad o contabilidad que no le cuadre.

1.- Devoluciones tributarias excesivas

Una devolución del IVA “excesivamente generosa”, puede llamar la atención a Hacienda, más vale que estén correctas y se ajusten a las operaciones realizadas soportadas en las correspondientes facturas.

2.- Descuadres entre los modelos trimestrales y los modelos anuales

Estos despistes o errores hacen que Hacienda automáticamente los inspeccione.  Conviene repasarlos bien y en su caso corregirlos antes de presentarlos o si ya se han presentado modificarlos antes que la AEAT nos lo reclame.

3.- Solicitud de NIF intracomunitario

Cuando solicitas este NIF para hacer negocios en el extranjero también es uno de los motivos por los cuales tu empresa está, un poco más, bajo la lupa de la AEAT. Se deben a una simple comprobación de datos, teniendo en tal caso que justificar la necesidad de dicho NIF.

4.- El dejar sociedades inactivas

Dejar sin actividad una sociedad y crear nuevas sociedades paralelas con distinta denominación pero con los mismos socios y sede, está dando más que pistas a una posible inspección.  En el caso de que existieran deudas tributarias en la sociedad inactiva podrían derivar a las nuevas sociedades.

5.- Las subvenciones

Existen subvenciones exentas de tributación y otras que no lo están. Por ello habrá que declararlas correctamente.

6.- Exceso de gastos

Si los gastos de tu empresa llevan meses que superan los ingresos, saltarán las alarmas ante la AEAT, y si tiene tendencia a deducirse elevados gastos como comidas, gasolinas esto provocará una inspección.

7.- Declaraciones no presentadas

La AEAT tiene alertas para los contribuyentes que presentaron sus declaraciones en años anteriores y que dejan de presentarlas.

Por último, la actitud colaboradora facilita mucho la dinámica.  Si todas las cuentas están en orden y se ha cumplido debidamente con nuestras obligaciones fiscales no hay motivo para optar por una actitud defensiva. Por el contrario, si se ha detectado alguna irregularidad o infracción con la que la empresa se muestra conforme, podrá ahorrarse hasta el 30% del importe de la sanción siempre que la acepte de manera anticipada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *