¿Sabes si tiene derecho tu empresa a recibir las ayudas directas aprobadas por el Gobierno?

Línea Covid de ayudas directas a autónomos y empresas

Las Comunidades realizarán las correspondientes convocatorias y asumirán la tramitación y gestión de las solicitudes, así como su resolución y abono de esta.  Se espera que la convocatoria de ayudas se inicie en unos 40 días (a partir del 22 de abril de 2021).

Puntos para tener en cuenta

  • Si en 2019 declaraste resultado negativo o si has solicitado concurso de acreedores, no tienes acceso a dichas ayudas
  • La concesión de ayudas acabara el 31 de diciembre de 2021.
  • Los beneficiarios de estas ayudas deberán justificar el mantenimiento de la actividad a 30 de junio de 2022.
  • Se pueden concurrir a convocatorias de distintas Comunidades Autónomas. Dichas Comunidades realizarán las correspondientes convocatorias y asumirán la tramitación y gestión de las solicitudes, así como su resolución y abono de esta.  Se espera que la convocatoria de ayudas se inicie en unos 40 días (a partir del 22 de abril de 2021)
  • Hallarse al corriente de pagos de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social, y no se podrá repartir dividendos ni aumentar los salarios del equipo directivo durante un periodo de dos años.

¿Qué puedes hacer con ese dinero?

Estas ayudas directas tendrán carácter finalista, empleándose para satisfacer la deuda y realizar pagos a proveedores y otro acreedores, financieros y no financieros, así como los costes fijos incurridos por los autónomos y empresas considerados elegibles, siempre y cuando éstos se hayan devengado entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de mayo de 2021.

En primer lugar, se satisfarán los pagos a proveedores, por orden de antigüedad y, si procede, se reducirá el nominal de la deuda bancaria, primando la reducción del nominal de la deuda con aval público.

¿Cómo calcular el importe de la caída de facturación?

Con la cifra de facturación que se declaró en el Mod 390 de IVA en 2020 haya caído más de un 30% con respecto a 2019.

¿Qué actividades pueden acceder a este tipo de ayudas?

La empresa tendrá que acreditar que su actividad se encuentra encuadrada dentro de los CNAES del anexo 1 del RD Ley 5/2021, cuyo listado alcanza casi a un centenar de actividades, entre otras:

  • Las empresas y autónomo del sector de hostelería y la restauración (que vienen a ser los sectores con acceso a los ERTE ampliados)
  • Las actividades de la industria manufacturera relacionadas con el comercio y la hostelería, comercio al por mayor y minorista.
  • Sectores auxiliares al transporte; mantenimiento aeronáutico.
  • Actividades relacionadas con la cultura y las actividades deportivas.

Si tributas por Estimación Objetiva y la actividad ejercida figura en el Anexo 1, podrás acceder a las ayudas a través de tu declaración de renta, donde viene reflejada dicha actividad. El importe a recibir sería de 3.000 euros.

¿Cuáles son los criterios de concesión?

Las Comunidades Autónomas serán las encargadas de establecer los criterios para las ayudas por destinatario, de forma que no se superen los siguientes límites máximos:

  • Se estable que la ayuda no podrá ser inferior a 4.000 euros (salvo estimación objetiva) ni superior a 200.000 euros.
  • Para aquellos empresarios y profesionales bajo el régimen de directa simplificada o directa normal y que su facturación haya caído más del 30% en el año 2020 respecto al año 2019, la ayuda máxima que se concederá será del 40% de la caída del volumen de operaciones en el año 2020 respecto del año 2019 que supere dicho 30%. Este caso es para empresas que tengan un máximo de 10 empleados.
  • Será el 20% del importe de la caída del volumen para empresas que tengan más de 10 empleados.

¿Puedo con estas ayudas reestructurar deuda con los bancos?

Si, siempre y cuando tu empresa sea viable, pero con problemas transitorios, y de acuerdo con las entidades financieras. Sobre los préstamos que cuenten con aval público, se podrán aplicar tres niveles de actuación:

1.- La extensión del plazo de vencimiento de los préstamos, adicional a la prolongación aprobada el pasado noviembre/2020. (*)

2.- Convertir estos préstamos en préstamos participativos, manteniendo la cobertura del aval público. (*)

3.- Transferencias directas a autónomos y pymes para la reducción del principal de la financiación contraída durante la pandemia. (*)

(*) Los términos se establecerán por Acuerdo de Consejo de Ministros.

Otra medida importante (Aplazamiento de deudas tributarias)

Se concederá aplazamiento a todas aquellas declaraciones-liquidaciones cuyo plazo de presentación finalice desde el día 1/04/2021 hasta el día 30/04/2021 cuyo volumen de operaciones no supere 6.010.121,04€ en el año 2020.

El plazo será de seis meses, y no se devengarán intereses durante los primeros cuatros meses del aplazamiento.

Llegado el momento, FT&MC Consulting estará en disposición de ofrecer a sus clientes el servicio y ayuda que necesiten para la tramitación.

¿Cómo tributan las subvenciones o ayudas en el IRPF?

Si ha recibido una subvención o ayuda y no sabe si debe declararla, lo primero que debemos hacer es informarnos de si la subvención o ayuda se encuentra exenta del IRPF, que de estarlo, se recogerá en el acuerdo de la misma. En segunda lugar, es muy importante saber cuáles son sus implicaciones fiscales, ya que estos ingresos también tributan en el IRPF, aunque cómo y cuánto depende del tipo de subvención. A continuación le explicamos los distintos tratamientos de las subvenciones o ayudas en caso de tener que tributar en el IRPF…

En la situación económica actual producida por la Pandemia COVID-19, son muchas las ayudas y subvenciones que satisfacen las Administraciones.

Como norma general, salvo que la Ley expresamente lo indique, todas las subvenciones o ayudas recibidas por personas que no realizan actividades económicas, tienen la consideración de ganancias patrimonialespor lo que están sujetas y no exentas en el IRPF.

Las que reciben las personas que realizan actividades económicas, pueden tener la consideración de rendimiento de la actividad o de ganancia patrimonial, según el destino de la subvención o ayuda.

Al recibir una subvención es muy importante saber cuáles son sus implicaciones fiscales, ya que estos ingresos también tributan en el IRPF, aunque cómo y cuánto depende del tipo de subvención. Los distintos tipos de subvenciones se declaran en el IRPF en función de cómo se califique el ingreso, pudiendo ser:

      • Ganancia o pérdida patrimonial
      • Rendimientos del trabajo
      • Rendimiento de actividades económicas

Entre las subvenciones o ayudas más frecuentes, destacan las destinadas a la adquisición de viviendas, las del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (Plan PIVE), las ayudas para compensar gastos escolares, para realizar determinadas mejoras en las viviendas (eficiencia energética, accesibilidad, etc.) y para compensar determinados gastos relacionados con la protección de la salud.

Cada una de estas subvenciones o ayudas puede tener un tratamiento diferente en el IRPF, por lo que para comprobar si deben o no declararse, conviene, en primer lugar, consultar el acuerdo de concesión de la ayuda, que, si está exenta, recogerá esta circunstancia.

En este sentido, hay ayudas y subvenciones que están exentas y que no tributan ni como ganancias patrimoniales ni como rendimientos del trabajo. Por ejemplo:

      • Las prestaciones de la Seguridad Social por incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
      • Prestaciones por desempleo percibidas en la modalidad de pago único.
      • Las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad, así como también las prestaciones públicas por maternidad o paternidad.

Subvenciones que tributan como ganancia patrimonial

En general, las subvenciones públicas a particulares (estatales, autonómicas, de ayuntamientos…) se consideran ganancias patrimoniales y tributan en la base general del IRPF.  Éste es el caso, por ejemplo, de:

      • Las ayudas para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual o el acondicionamiento de casas rurales.
      • Las ayudas directas para sufragar los costes del alquiler de la vivienda.
      • Las subvenciones destinadas a la adquisición de determinados activos, como el Plan Renove por la compra de vehículos.
      • Las del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (Plan PIVE).
      • Ayudas públicas para el pago del IBI.
      • Ayudas para la instalación de rampas y ascensores.
      • Ayudas para compensar gastos escolares.
      • Ayudas para compensar determinados gastos relacionados con la protección de la salud.

Las que reciben las personas que realizan actividades económicas, pueden tener la consideración de rendimiento de la actividad o de ganancia patrimonial, según el destino de la subvención o ayuda. Si están relacionadas con una actividad económica deberán tributar dentro de la misma, pero en caso contrario formarán parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales

Subvenciones consideradas como rendimientos del trabajo

No obstante lo anterior, la ley califica determinadas ayudas como rendimientos del trabajo. Es el caso de las siguientes ayudas y subvenciones:

      • Prestaciones de la Seguridad Social por desempleo o por incapacidad, jubilación, accidente, enfermedad, viudedad o similares.
      • Las becas que no estén exentas, así como las ayudas concedidas para promover el empleo (el Plan PREPARA o las becas de transporte para cursos de formación de desempleados).
      • Ayudas públicas para la adquisición de material escolar, incluidos libros de texto y material didáctico e informático complementario.
      • Ayudas públicas para comedor escolar
      • Ayudas para transporte escolar.
      • Cheques guardería que ofrecen varias comunidades
      • Ayudas de Integración y Emergencia Social, destinadas a sufragar gastos de alimentos, luz y agua.

El hecho de que una ayuda se considere rendimiento del trabajo es más ventajoso:

      • Los rendimientos del trabajo disfrutan de una reducción de 2.000 euros en concepto de «Otros gastos», y de una reducción adicional de hasta 5.565 euros si los rendimientos netos (después de gastos) son inferiores a 16.825 euros. Dichas reducciones no son aplicables sobre las ganancias patrimoniales.
      • El volumen de rentas a obtener -y que determina la obligación de declarar- es más elevado si éstas se califican como «rendimientos» que si se califican como «ganancias patrimoniales».

Subvenciones como rendimientos de actividades económicas

El IRPF entiende como actividad económica cualquier actividad profesional que no forme parte de las rentas del trabajo, incluidas colaboraciones. Hacienda cuenta como rendimiento de actividad económica las subvenciones públicas que se encuadren dentro de las siguientes modalidades:

      • Subvenciones corrientes que sustituyan ingresos ordinarios del ejercicio. Este tipo de rentas se considerarán un ingreso de la actividad, como si se hubiese producido una venta, por ejemplo.
      • Subvenciones que financian la compra de elementos patrimoniales que estén ligados a la actividad. En este caso se imputarán como ingreso de la actividad en la misma proporción que la amortización de los bienes del inmovilizado financiados con la subvención. Por ejemplo, si se ha beneficiado del Plan PIVE como empresario, este dinero se considerará como mayor ingreso en el rendimiento de la actividad.

Criterios de imputación

Como regla general, las subvenciones públicas, en caso de que tributen, deben imputarse en el IRPF del año de su cobro, y no en el de su concesión.  Así, si un particular adquiere un vehículo y disfruta de una ayuda que le supone un descuento en el precio, deberá declararla en el IRPF del año de adquisición. Y si se le reconoce una ayuda para adquirir su vivienda en 2020 pero la cobra en 2021, deberá declararla en 2021.

No obstante, hay algunas reglas especiales. En algunos casos en que las ayudas suelen ser elevadas y en un solo pago, se puede optar por declararlas por cuartas partes en el año de su cobro y en los tres siguientes. Esto es posible, por ejemplo, en ayudas para compensar defectos estructurales de construcción de la vivienda o en ayudas estatales directas para compra de vivienda percibidas mediante pago único. Así se pretende limitar la progresividad del impuesto (ya que declararlas en un solo año supondría una elevada tributación).

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Nuevas ayudas para autónomos entran en vigor

Que el coronavirus ha hecho bajar la persiana temporalmente a multitud de negocios no es ningún secreto. Que eso haya repercutido con más o menos virulencia depende de cada caso, pero es una crisis que ha hecho y continúa haciendo tambalearse a los cimientos de la economía española, la de un país en el que el 99,8% de las empresas son pymes y en el que 3,2 millones de sus trabajadores lo son por cuenta propia, es decir, autónomos. Muchos de ellos forman, así pues, parte al mismo tiempo de ese prácticamente absoluto porcentaje de pymes en la empresa española. Y para ellos ha sido aprobado un nuevo paquete de medidas en forma de nuevas ayudas, en vigor a partir del 1 de julio.

Para entender a qué tiene derecho cada uno según el caso, lo mejor será que antes distingamos entre los autónomos que sí han percibido el cese de actividad extraordinario durante el estado de alarma, y los que no lo han hecho.

Los que sí han percibido cese

Estos representan cerca del 29% del total de los autónomos, para los que se aprobó a mitad de abril una inyección de 670,9 millones de euros a repartir entre 919.173 trabajadores por cuenta propia, que recibieron una prestación extraordinaria por cese de actividad y que conllevaba la exoneración de cuotas a la Seguridad Social de forma temporal, por Real Decreto-ley 8/2020 del 17 de marzo.

Este cese de actividad, que es también conocido como el paro de los autónomos, presenta ahora dos opciones para este grupo de trabajadores en las nuevas ayudas: la exoneración de cuotas y la prestación por cese ordinaria.

En el caso de la exoneración de cuotas es muy sencillo, puesto que se aplica directamente, no necesita solicitud, no depende del nivel de facturación y es compatible con la actividad laboral actual. No se percibe prestación, pero se concede la exoneración al 100% en julio, al 50% en agosto y al 25% en septiembre.

La otra opción es la de continuar recibiendo la prestación por cese ordinaria, para la cual se debe haber cotizado por cese de actividad los doce meses inmediatamente anteriores de manera continuada, se debe acreditar una reducción de la facturación en el tercer trimestre de 2020 del 75% respecto a la reducción de la facturación de este mismo trimestre en 2019.

Al igual que en la anterior opción, es compatible con la actividad, pero no podrá superar rendimientos netos de 1.939,58 euros al mes, y se puede reducir a ella en cualquier momento antes del 31 de agosto o devolver el exceso. Además, paga un 1,7% de su base de cotización.

Los que no han percibido cese

Estos trabajadores, para acceder a la prestación por cese extraordinaria, acreditarán haber cotizado como autónomo durante al menos cinco meses entre los meses de octubre a marzo de 2018 y 2019.

Su cuantía será calculada de manera equivalente al 70% de la base mínima de cotización que corresponda. Tendrá una duración de cuatro meses y se percibe a partir del 1 de junio con carácter retroactivo, siempre que se presente la solicitud entre el 1 y el 15 de julio en la mutua a la que esté asociado el autónomo en 2019. De solicitarse en otra fecha comenzará el día siguiente a la presentación de la solicitud.

Balance final de año: tu resultoría te ayuda a cuadrar y maximizar ventajas

Llega noviembre y con él el calendario parece acelerarse. Es momento de cerrar un ciclo económico y de planear el que sigue. El nuevo año está cerca y es momento de decisiones.  Para eso, el balance final de año es una fuente de información clave para la mejora.

La presentación de resultados anuales en el Registro Mercantil es una obligación, sí. Pero también es una muestra de todo está en regla y de que se ha cumplido con la normativa vigente. Legalmente todo tiene que cuadrar.

Asimismo, este balance final del año es un resumen de cómo ha resultado la actividad en el negocio. Será buen punto de partida para el análisis y la  planificación para el futuro.  Por ello, hay que asumir el balance final del año con espíritu crítico y mente abierta: si los números cuadran, será estimulante y motivador. En caso contrario, será la oportunidad para encarar la optimización de la gestión.

¿Cómo hacer el balance final del año?  

El balance de las cuentas anuales resume los datos de bienes, deudas y derechos empresariales. Es fundamental tomárselo muy en serio, porque de su veracidad y corrección dependerá el futuro de la empresa. De nada vale mostrar en los papeles que todo está bien si no es así, e balance no servirá de nada, pues no aportará una información útil.

Algunos datos básicos:

  • Es preciso registrar la información real.  Es útil que los datos puedan compararse con información similar en otros períodos.
  • Se calculará la suma total de activos. Se deben considerar todos los activos: los corrientes (dinero en caja, bancos, cuentas por cobrar e inventarios) y los no corrientes (equipos, mobiliario, materiales, maquinarias, terrenos y otros). 
  • Se procederá de la misma manera con los pasivos: pasivos corrientes (obligaciones bancarias, deudas, acreedores, impuestos) y pasivos no corrientes (créditos y préstamos solicitados).
  • El patrimonio también es un dato fundamental. Se calcula a partir del capital invertido y de los beneficios acumulados.
  • La suma del pasivo y el total del patrimonio debe ser igual al total de activos.

Es importante dedicar tiempo y atención a este balance y asegurarse de que se realizó correctamente.

La evaluación a partir del análisis del balance final del año

Una vez que el balance está listo, hay que destinar tiempo a evaluar la situación. Se trata de encontrar explicaciones para lo que ocurrió. ¿Las estrategias y herramientas utilizadas han sido eficientes?, ¿se han aprovechado las fortalezas y los recursos?, ¿la gestión empresarial resultó eficiente?, ¿en qué cosas se actuó correctamente, según los objetivos propuestos, y en qué hay que mejorar?

Estas y otras preguntas encontrarán respuesta en el balance final del año. Esta evaluación es tarea de equipo, por ello lo recomendable es abrirla a la participación de todos. El balance final del año es una herramienta clave para la optimización de procesos y de resultados.

A qué debe estar especialmente atento un emprendedor este trimestre

Septiembre es un mes clave para los emprendedores. La atención debe estar puesta en la planificación y la organización administrativa. La última etapa del 2019 comienza a correr, por lo que es fundamental tener todo en orden para terminar bien el año. En el caso de que estés pensando en iniciar una actividad, también debes evaluar varios factores.

Aspectos básicos para que los emprendedores cierren un año positivo

Calendario de obligaciones fiscales

En octubre comienza el último trimestre y es obligatorio controlar los trámites fiscales de agenda. Son varios los formularios a presentar: 111, 115, 130, 131, 303 y 179. En el caso de las sociedades que necesitan declarar impuestos, es fundamental tener en cuenta el modelo 202.

Por otro lado, desde el 1 de octubre hasta el último día de diciembre, es el período establecido para modificar la base de cotización. Si se ha detectado que se necesitan modificaciones para el próximo año, es el momento indicado para gestionar estos cambios.

Análisis de cuota de IRPF

Los libros contables tienen un protagonismo especial en esta última etapa del año. Tanto el análisis de la diferencia existente entre ingresos y gastos como la amortización de activos, permiten deducir un rango de cuota del Impuesto sobre la Renta. Este dato es importante para tomar nuevas medidas y para saber lo que se abonará en el apartado de Rentas.

Cobro a clientes morosos

Lo ideal para tener un proyecto exitoso es realizar un cierre de año con las cuentas claras. La gestión de cobro a clientes morosos es un factor que los emprendedores deben realizar. Además, si han pasado 6 meses de la facturación y se iniciaron acciones judiciales, es posible solicitar la devolución del IVA. El trámite se realiza en Hacienda como una reclamación de IVA ya pagado.

Deducción de cuotas

Los emprendedores tienen la posibilidad de deducir sus cuotas de seguro social y de autónomos todos los trimestres. Sin embargo, son muchos aquellos que no realizan tales deducciones. Es una gran alternativa que favorece la rentabilidad de la actividad económica en la se han sumergido.

¿Es momento para emprender un nuevo negocio?

Son varios los factores a analizar para conocer el momento idóneo para un nuevo emprendimiento. La estacionalidad, los trámites burocráticos de inscripción, la legislación, los costos fiscales entre otros. Sin embargo, muchos emprendedores coinciden en septiembre como un mes óptimo para lanzar sus proyectos. En especial, en determinados sectores como el equipamiento, artículos para regalos, etc.

En este mes es común que entren en vigor nuevas leyes que regulan muchos aspectos, por lo que ya estarían actualizados quienes comienzan en este mes sus negocios. Además, el período posterior a las vacaciones es propicio para las acciones de marketing y las ventas. Incluso la proximidad con las fiestas navideñas y las posteriores rebajas de enero, también favorece a algunos sectores.

En materia financiera, el último mes del año también tiene sus beneficios; es habitual que se promuevan subvenciones y créditos para emprendedores. Hay que estar alerta a todas las novedades en el sector.

Aprovecha cuando los demás están de vacaciones: líneas de financiación en verano

Las líneas de financiación son oportunidades para el inicio o la expansión de emprendimientos.  Desde el surgimiento de la idea hasta su concreción, los recursos económicos suelen ser motivo de preocupación para los emprendedores.

Ya se trate de iniciar una pyme o una startup, o de revitalizar una existente, la inversión siempre es necesaria. Para evitar que la falta de dinero sea un impedimento del desarrollo, existen diferentes líneas de financiación que impulsan las iniciativas y dinamizan la economía.  

Una buena forma de aprovechar el verano está en investigar cuáles son las líneas de financiación disponibles que se ajustan a las necesidades del emprendedor. De este modo, después de las vacaciones y cuando todo se ponga en marcha, quizá la idea ya sea un proyecto en desarrollo.

Algunas líneas de financiación interesantes

En verano están activas muchas convocatorias para acceder a los planes de apoyo a emprendedores.  Por ejemplo:

  • Instrumento Pyme.  Se trata de una convocatoria de la Comisión Europea que financia ideas innovadoras en el mercado europeo. Todas las pymes y startups de la Unión Europea pueden postularse a estas líneas de financiación.  Se abren convocatorias cada tres meses, y el próximo plazo para presentar aspiraciones comienza en septiembre.
  • Plan de Autoempleo. En este caso, son ayudas y subvenciones para autónomos.   Su meta es ayudar al establecimiento de personas desempleadas como trabajadoras autónomas. Es un programa del ámbito nacional que ofrece líneas interesantes: fondos para primer establecimiento, subvención financiera para asistencia técnica o para formación.  La convocatoria se inició en mayo y se extiende hasta noviembre de 2019.  Los plazos están abiertos y en varias Comunidades Autónomas se extienden hasta agotar los recursos disponibles.
  • Emplea. Si lo que le hace falta a la empresa son aportaciones de expertos tecnólogos, este programa es el adecuado. El plan Emplea cubre la contratación de hasta cuatro expertos tecnólogos durante tres años. Incluye salario y seguridad social, y no exige garantías para el préstamo.
  • Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas. Es un plan de financiación al que pueden acceder empresas de todo tamaño. Pueden beneficiarse con sus líneas de financiación las pymes, las compañías medianas y las grandes empresas.
  • Programa “Adelante empresas”.  Están abiertas las postulaciones para las líneas de financiamiento y subvenciones “Adelante inversión” 2019.  La meta de este programa es fomentar la creación de nuevas empresas y la consolidación de las ya existentes.  Los destinatarios son emprendedores de Castilla-La Mancha.
  • Programa Reindus 2019. Es un programa de ayuda pública para Pymes industriales que ofrece hasta el 75 % de la financiación con amortización a 10 años. Es un programa del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que está activo en verano.

Es buen momento para investigar, planificar e iniciar los trámites correspondientes. Un gran cambio puede iniciarse en verano.

Ayudas públicas europeas para proyectos I+D+i

ayudas europeas

La investigación aplicada a la innovación es un factor fundamental para el desarrollo y el progreso de una nación.  Es por esto que la Unión Europea cuenta con políticas públicas de apoyo para los proyectos I+D+i.  Precisamente estos proyectos combinan tres aspectos claves: Investigación-Desarrollo-Innovación. El fortalecimiento de los tres conceptos para el bien común, favorece el impulso de la sostenibilidad, la prosperidad y el bienestar de toda la zona europea.

¿Qué son los proyectos I+D+i?                  

Se trata de proyectos centrados en el avance de la tecnología y de la ciencia, que impacten en el bienestar social. Su denominación sintetiza sus características. A través de la investigación y con el desarrollo como meta, estos proyectos proponen innovaciones útiles, reales y sostenibles. Las propuestas que surgen de los proyectos I+D+i tienen como objetivo resolver algún requerimiento social.

La investigación requiere de inversión de capital para obtener conocimiento. La innovación consiste en invertir ese conocimiento para obtener recursos y resultados. Por lo tanto, el círculo se cierra favoreciendo la economía y la sociedad. Por eso, la mayor parte de los países intenta favorecer los proyectos I+D+i y ayudar a que se concreten.

Ayudas de la UE para los proyectos I+D+i

El Programa Marco de I+D+i, llamado Horizonte 2020, contiene las políticas comunitarias dispuestas para estos proyectos. Para el período que se inició en 2014 y que terminará en el 2020, se han establecido 75.000 millones de euros con el fin de financiar proyectos de investigación e innovación que atiendan al desarrollo.

Estas ayudas públicas para incentivar y apoyar los proyectos I+D+i tiene diversas formas para concretarse.  Entre las más utilizadas están los préstamos bonificados, subvenciones o deducciones de impuestos. En general suponen el reembolso total o parcial de los costes. 

¿Quiénes pueden recibir esta ayuda?               

La convocatoria para presentar proyectos I+D+i es abierta a cualquier entidad jurídica establecida en cualquier país de la Unión Europea. Está destinada especialmente a:

  • Universidades y grupos de investigación
  • Grandes empresas y pymes
  • Centros de investigación
  • Centros tecnológicos
  • Organismos de la Administración Pública
  • Asociaciones o agrupaciones de empresas
  • Investigadores a nivel individual

Las convocatorias 2019 ya están abiertas y los plazos para presentar los proyectos se extienden hasta agosto. Los ejes a los que deben centrarse los proyectos son tres: ciencia excelente, liderazgo industrial y retos sociales.   

Algunas de las propuestas para este año son la gestión del tráfico aéreo, tecnologías cibernéticas vinculadas a los ataques en esta área, comunicación por satélite, plataformas navales y sistemas relacionados.

Estas inversiones de la UE se ven directamente reflejadas en el tejido empresarial y productivo de los países que las incentivan. Y repercuten socialmente en forma de mejora de calidad de vida, de salud y de productividad.

El consejero independiente en la empresa familiar

¿Cuál es su función?

            El consejero independiente o externo es la persona que analiza “desde fuera” las tareas propias de la dirección.

            La finalidad de su contratación es obtener una visión externa e independiente de la organización, por ello su papel es muy interesante en la empresa familiar.

            Su función básica no es otra que transmitir recomendaciones y decisiones para  fomentar la estrategia de la empresa a largo plazo, innovación y crecimiento, aportando su experiencia, metodología y conocimientos.

¿Cómo actúa?

            Ayudando a la familia aportando objetividad en la toma de decisiones e independencia de criterio, dejando de lado las presiones de carácter emotivo – familiar, con una perspectiva objetiva e imparcial.

            Hay que tener en cuenta que el consejero externo tiene experiencia sobre situaciones similares que ha tratado con otras empresas, además de una buena metodología para diseñar un plan estratégico para asegurar el correcto funcionamiento de la empresa en armonía familiar, siempre teniendo presente la relación entre la propiedad, la familia y la empresa.

            Esta figura cobra especial importancia en estas dos situaciones especificas:

  1. Cuando hay un traspaso generacional (*)
  2. Cuando hay un cambio estratégico importante.

(*)En esta situación, el consejero externo aporta tranquilidad a la generación que sale y seguridad a la que entra.

Otras consideraciones

            En España el 88,8% de las empresas son familiares, según el informe “La empresa familiar en España, elaborado por el Instituto de la Empresa Familiar, por lo que incorporar un consejero independiente puede ser muy valioso.

            La integración de consejeros independientes contribuye a enriquecer  y fundamentar la toma de decisiones en beneficio del negocio.

Nuevos autónomos: la mal llamada cuota cero

cuota cero

La cuota cero es una bonificación que se realiza sobre el costo que deben abonar los autónomos en determinadas circunstancias. Este beneficio alcanza a personas que, por diversos motivos, presentan un período de inactividad o superaron los años de aportes. En algunos casos se bonifica el 100% de la cuota, mientras que en otros permanece un porcentaje muy inferior que debe abonarse.

Para el resto de los nuevos autónomos, se creó la tarifa plana por la que solo abonan 50 euros durante el primer año. Algunas ciudades se acogen a la ley y además hacen extensiones; otras tienen verdaderamente 12 meses de cuota-cero.

¿Quiénes pueden adherirse a la cuota cero?

Estos son los parámetros que deben cumplirse para beneficiarse de estas medidas:

  • Autónomos que demuestren ser los responsables de un menor de 12 años, un familiar dependiente de hasta segundo grado de consanguineidad que padezca de parálisis cerebral, discapacidad intelectual, discapacidad física o mental. Para acceder a la bonificación deben haber contratado un empleado a tiempo completo.
  • Descanso de hasta 16 semanas por maternidad o paternidad.
  • Mujeres con embarazo de riesgo o condiciones de riesgo por lactancia.
  • Adultos mayores de 65 años con aportes superiores a los 36 años y 6 meses en el Régimen Social. En estos casos se mantiene un porcentaje de 3.30 de la cotización por contingencias comunes.

Ciudades que aplican la cuota cero para autónomos y agregan beneficios

Murcia

A partir de la fecha de alta en RETA, los autónomos murcianos tienen bonificado el 100% de sus cotizaciones en la Seguridad Social. Durante el primer año tendrán una cuota-cero y los siguientes 12 meses pagarán solo 50 euros.

La Rioja

La ciudad autónoma ha ampliado la tarifa plana en el año 2018 hasta las subvenciones brindadas por ADER. De esa forma, los nuevos emprendedores tienen el beneficio sobre la cuota de Seguridad Social durante los dos primeros años de actividad.

Madrid

La primera ciudad en realizar las ampliaciones de la tarifa plana para los segundos 12 meses de actividad continúa con el proyecto. Los plazos para gozar de esta bonificación parecen no tener fin, sin embargo, sí hay que estar atentos a las fechas de solicitud.

Asturias

Los responsables de la comunidad asturiana también implementaron la tarifa plana para colaborar con los emprendedores. La ley que comenzó a tener vigencia en el 2018 no es retroactiva y no contempla a quienes dieron de alta en el 2017. El principado decidió dar un paso más y otorgar subvenciones a esos autónomos.

Atención a todas las novedades para autónomos si quieres ahorrar

Año tras año, los diferentes gobiernos locales o nacionales trabajan para subvencionar y mejorar las condiciones financieras. Es un método eficaz para generar más trabajo y mejorar los niveles de ingreso. La tarifa plana es una ventaja que se extiende ahora al mundo rural; asimismo, existen otros tantos beneficios que pueden ser muy útiles. Solo hay que conocerlos.

Diferencias elementales entre un asesor fiscal y financiero

En ocasiones se piensa que tareas de contabilidad son efectuadas por contadores con un perfil único. Si bien estos profesionales manejan un conocimiento homogéneo, se especializan en múltiples áreas. Esta diversificación ha permitido que existan diferencias elementales entre varios de los servicios contables. Por ejemplo: no cumplen las mismas funciones un asesor fiscal que uno financiero.

Es relativamente común que las empresas de gran tamaño cuenten con un departamento contable de planta. Pero cuando se trata de pequeñas y medianas empresas es poco frecuente la contratación, como parte de la nómina fija de empleados, de este tipo de profesionales.

Aún cuando se trate de negocios consolidados, la premisa de estas compañías es reducir los gastos al mínimo. Un principio que se aplica de manera más férrea por los emprendedores en etapa inicial. Por ello, la contabilidad corre generalmente por cuenta de los dueños o de los gerentes administrativos. Contratando puntualmente los servicios de terceros para la evaluación y el asesoramiento en determinadas situaciones.

Perfil del asesor fiscal

Como queda claro gracias por su propia denominación, el asesor fiscal tiene como misión primaria liquidar los impuestos de una empresa. También suelen ser contratados estos profesionales por personas naturales con alto flujo de caja. (Deportistas y artistas son dos de los casos más comunes).

Para cumplir con todas sus tareas, los asesores fiscales aplican un enfoque estrictamente legalista. Después de todo, las obligaciones tributarias son siempre precisas. Sus decisiones están basadas en la información contable que tienen a su disposición. (La asesoría contable es otro de los servicios ofrecidos por las firmas o agencias de contabilidad).

Un buen asesor fiscal no necesariamente tiene como función principal que sus clientes paguen menos impuestos. Su trabajo está en optimizar al máximo todas las cargas fiscales. Cumpliendo en todo momento con lo que está establecido dentro el cuerpo de leyes vigentes.

Perfil del asesor financiero

Un asesor fiscal establece pasos a seguir. Por el contrario, los consultores financieros sugieren cuales son los mejores caminos a tomar para que sus clientes aumenten su capital y optimicen los ingresos empresariales. Los fiscalistas deben seguir un marco legal rígido, un conjunto de normas que tienen que hacer cumplir de manera esquemática. Los asesores financieros siguen un enfoque más creativo.

Para el cumplimiento de su misión, estos profesionales se basan en toda la información que tienen disponible de sus clientes. Establecen necesidades financieras a corto, mediano y largo plazo, a partir de un análisis detallado del pasado y del presente. Aplicando un diagnóstico en donde el comportamiento del mercado y de la competencia también tienen un peso específico.

Aunque muchas empresas y grupos inversores comparten rasgos comunes, nunca existirán dos casos exactamente iguales. De ahí que el perfil de estos profesionales debe ser más flexible que el de un asesor fiscal. Además, su éxito está estrechamente relacionado con la capacidad que tengan para prevenir situaciones futuras. Sin caer en la adivinación ni en especulaciones sin base.