Autónomos: ¿cómo seguir cobrando si estás de baja?

Autónomos, cómo darse de baja

Los autónomos que tienen una baja laboral tienen derecho a seguir cobrando durante su inhabilitación. Según sea la causa de la baja temporal, se percibe un porcentaje diferente, de la última amortización que tuvo en su período de alta. Es un cobro que reemplaza los ingresos que percibía con su trabajo o servicio en actividad.

Enfermedades comunes, laborales o accidentes fuera o dentro del trabajo, son los motivos por los cuales los autónomos acceden a la baja. En todos los casos deben cumplir ciertos requisitos para tener la cobertura sanitaria y el subsidio.

¿Qué deben hacer los autónomos para seguir cobrando durante el período de baja?

La documentación requerida para solicitar la prestación incluye:

  • Formulario de solicitud de pago directo de incapacidad temporal
  • Parte de baja
  • Declaración de actividad
  • Acreditación de último pago realizado de las cuotas de Seguridad Social
  • Dato expreso de identificación de la persona que seguirá como responsable del negocio durante la baja

Los autónomos que tienen un seguro complementario que abarca contingencias profesionales, realizan el trámite por duplicado. Por un lado, presentan la documentación en las oficinas de la Seguridad Social. Por otro, en la  empresa aseguradora o sanitaria específica que ofrece cobertura a su actividad o profesión.

El plazo establecido para la realización de los trámites es de 15 días a partir de la baja. En caso de prórrogas de la baja de autónomos, deberá acreditarse documentación médica cada seis meses. El incumplimiento de los plazos es motivo de suspensión de la prestación. Incluso puede considerarse la prestación como indebida y solicitar la restitución de lo recibido.

¿En qué momento puede acceder al beneficio de la baja y cuánto cobrarán los autónomos?

Los autónomos pueden pedir el beneficio al cuarto día de baja, después de consulta médica en los siguientes casos:

  1. Enfermedades comunes
  2. Accidentes fuera del horario de trabajo

El importe que corresponde a estos casos oscila entre un 60% a un 70% de la cotización de autónomos en alta; a partir del día 21, se aplica el 75%.

En otros casos especiales es posible acceder al derecho al día siguiente de sucedido el hecho: es el caso de accidentes ocurridos en instalaciones laborales.

El porcentaje que corresponde en estas circunstancias es de un 75% de la cotización. Es importante aclarar que corresponde a quienes cuenten con el seguro para contingencias especiales.

El tiempo de incompetencia laboral lo indica el médico sanitario. Según la ley, se permiten 12 meses de beneficio por baja.

Información pertinente para tener en cuenta

La cotización que se adquiere de forma voluntaria por contingencias especiales puede utilizarse a partir de los 30 días. En el caso de ser contratada y ocurrir un accidente al día siguiente, no habrá cobertura.

Financiación alternativa: Pública

Nuestras Pymes y emprendedores pueden optar a diferente alternativas para buscar apoyo financiero fuera de la banca tradicional.

La falta de recursos financieros es una de las principales razones por lo que muchos negocios no pueden llevarse a cabo, mueren en el intento.

Cada año se aprueban diferentes convocatorias públicas que ofrecen interesantes condiciones y requisitos para conceder financiación mucho más ventajosa que las Entidades Financieras.

Entre las condiciones más favorables podemos destacar:

  • No aparce en CIRBE.
  • No precisa de avales, fiadores.
  • Más plazo y carencias.
  • Tipos de interés más bajos.

A continuación explicamos brevemente las distintas líneas en las que somos expertos y le podemos ayudar.

Líneas ENISA

Acceso a las distintas líneas de financiación que más le convenga a tu empresa, tales como:

  • Jóvenes emprendedores.
  • Emprendedores.
  • Crecimiento.

Más información.

Línea REINDUS

Concesión de préstamos a largo plazo, para financiar distintos tipos de inversión:

  • Inicio de una nueva actividad.
  • Cambio de localización de una actividad.
  • Realización de inversiones en adquisición de equipos, maquinaria.
  • Industria conectada 4.0.

Más información.

Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM)

Financiación para mujeres emprendedoras con el fin de paliar la desigualdad de género.

Más información.

Crédito ICO

Es una buena oportunidad para autónomos y pymes.

Más información.

Financiación de la I+D+I

El CDTI es el agente de financiación para la I+D+I empresarial. Cuenta con distintas líneas tales como:

  • Línea Directa de Expansión (LIC-A).
  • Proyectos de Investigación y Desarrollo (PID).
  • Línea de Innovación Global (LIG).
  • Proyectos de Innovación FEMP.
  • Proyectos estratégicos I+D.

Más información.

Para empresas de base tecnológica

Podrás optar al Programa NEOTEC, del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial.

Más información.

Cofides Crece + Internacional y Pyme Invierte

Se financia hasta el 90% de la inversión para la internacionalización en mercados exteriores.

Más información.

Programa Incentivos Regionales 2019

Este programa aunque lo enumero al final, tiene una valoración Top-10 siempre y cuando los proyectos encuadren en sus condiciones, podríamos decir que es una mezcla entre ayuda a fondo perdido y financiación. El programa ofrece subvenciones a fondo perdido de hasta el 55% de los gastos, el presupuesto mínimo subvencionable es de 900.000,00€.

Más información.

¿Qué aporta un asesor a una Pyme o autónomo?

qué aporta un asesor

Las ventajas de contratar un asesor cuando se tiene una Pyme o se ejerce una actividad autónoma son muchas. Los asesores son una pieza clave para el inicio y el desarrollo de un negocio. Lo más probable es que los autónomos y las empresas pequeñas están ocupadas en sacar adelante su proyecto y no tengan ni el tiempo ni los conocimientos necesarios para encargarse de los trámites legales que corresponden.

En la práctica, es muy útil contar con un asesor que se encargue de todas las formalidades contables, laborales, así como de las obligacionesfiscales y todos los trámites necesarios para que el negocio pueda desarrollarse sin problemas. A continuación, veremos algunos elementos para entender mejor qué aporta un asesor a una Pyme o a un autónomo.

Estar al día con la normativa

Para una Pyme o un empresario autónomo puede ser muy complicado estar actualizados sobre todas las normativas que debe cumplir su negocio. Esto puede ser aún más difícil si tomamos en cuenta que las normativas son actualizadas permanentemente y hay que estar muy pendientes de todos los cambios que puedan afectar cada actividad.

También existen ciertas subvenciones a las que se puede acceder, según el tipo de negocio y el tamaño de la empresa. Un asesor está siempre muy bien informado y su papel es justamente el de mantener al tanto a su cliente de todos estos detalles que son fundamentales para el buen funcionamiento de su negocio.

Los trámites fiscales

Un asesor también se encarga de guiar a la Pyme o al autónomo en materia de obligaciones fiscales. Para las empresas de este tipo es fundamental no solo estar al día en el pago de impuestos, obligaciones laborales, liquidaciones del IVA, etc., sino también saber cuál es la mejor forma de ahorrar en estas obligaciones. Un asesor en esta materia minimiza además el riesgo de cometer errores que podrían traer sanciones económicas importantes.

Consejos personalizados para que una Pyme o un autónomo salgan adelante

Una de las mayores ventajas de contratar un asesor para una pequeña empresa o un negocio autónomo es poder contar con una visión externa y objetiva. Se trata de un experto que tiene mucha experiencia en la materia y puede aportar una mirada muy valiosa sobre los eventuales problemas que tiene el negocio y las posibles soluciones. El asesor aportará con consejos personalizados en base a su experiencia y a sus conocimientos en materia legal y fiscal.

Ahorrar tiempo y esfuerzo

Un asesor aporta a las Pyme y a los autónomos un importante ahorro de tiempo y de esfuerzo. Cuando se dedica mucho tiempo a las tareas administrativas, que pueden ser bastante complicadas para quien no se maneja bien en la materia, se está quitando tiempo a lo que realmente importa en el negocio. Un asesor libera a su cliente de todos esos trámites que implican desplazamientos y tiempo y que le impiden dedicarse a producir y a hacer crecer su negocio.

Diferencias entre una resultoría y una consultoría convencional

resultoría

La contratación de consultores ha sido desde siempre motivo de debate en el seno de una compañía. Los gastos que implica la voz de los expertos no siempre resultan amortizados y pueden ser una merma importante en los resultados de cada ejercicio. La resultoría aparece como una superación al servicio de consultoría, dando un soporte permanente a los clientes.

Un consultor puede pedir honorarios en ocasiones excesivamente elevados por ofrecer informes que, si bien pueden dar una perspectiva de la situación, puede que no ofrezcan en sí mismos solución alguna. La resultoría, en cambio, supone una implicación mayor de los expertos para quienes necesitan sus servicios.

Diferencias entre resultoría y consultoría

El nuevo concepto de resultoría surge a partir del poco crédito que muchas consultoras inspiran a las empresas. Se podría decir, para tener una idea más clara, que el trabajo del consultor termina donde el del resultor acaba de empezar. Es decir, la resultoría va más allá del informe empresarial; el especialista de la resultoría se queda junto a sus clientes hasta el final del proyecto.

Los consultores suelen recomendar pasos a seguir, e incluso sugerir una persona capacitada para llevar adelante un proyecto. No obstante, las empresas han comenzado a demandar mayor seguimiento en la aplicación de tal o cual estrategia, derivada de los informes. Allí es donde actúa la resultoría.

¿Qué función cumple un resultor?

El especialista de la resultoría llega a la compañía, evalúa las necesidades del cliente y entra en acción. La confianza y el empuje que transmite un experto en negocios, gerencia, administración de empresas, entre otros temas, puede ser fundamental para la gestión empresarial.

El resultor puede estar dispuesto a apostar sus propios honorarios al éxito de tal o cual concepto. En su afán de acertar en sus acciones, trabaja codo a codo con la gerencia, dueños y empleados. Si es necesario, se implica en el management él mismo, hasta lograr los resultados pautados.

Un resultor de trayectoria cuenta con una trayectoria de victorias y derrotas tanto o más valioso que los estudios académicos cuyos diplomas cuelga en su oficina. La contratación del servicio de una resultoría implica estar dispuestos a escuchar críticas por parte del resultor. Un resultor no puede permitirse el silencio ante lo que le parece una mala idea. Al contrario, su reputación completa depende de su habilidad a la hora de señalar errores en la empresa. Es por ello que debe existir cierta afinidad entre el resultor y el dueño o gerente del negocio.

En conclusión

  • La resultoría juega un papel fundamental situaciones complejas de las empresas: son expertos en planificar “rescates”.
  • La resultoría es ideal a la hora de desarrollar un proyecto nuevo.
  • La resultoría logra re-estructurar o adecuar una empresa en base a políticas de crecimiento. Las mejoras se podrán apreciar de inmediato.

La resultoría, como lo sugiere su nombre, se enfoca en garantizar resultados favorables para sus clientes.